Mutantes

grupo1

``Toda mi energía está en la música, todo lo demás se destruye rápido”

JUAN ALBERTO

VOZ / GUITARRA
andres

``Sin música, mi vida sería un error``

ANDRÉS

GUITARRA / TECLADOS
grupo2

``Después de 20 años nos hemos dado cuenta que casi todo lo que nos ha pasado, para bien o para mal, es culpa de la música``

NANI

BATERÍA
grupo4

``Sólo hay dos tipos de música: La buena y la mala. ``

MIGUEL

BAJO

Biografía

La historia de Niños Mutantes comienza en 1988, cuando Nani Castañeda, Migue Haro y Juan Alberto Martínez coinciden en un instituto granadino. Años después, Nani Castañeda (batería) y Miguel Haro (bajista) formaron Mama Baker, una banda de culto granadina con poca fortuna que muchos recuerdan. Desde los inicios de aquella banda maldita, Juan Alberto Martínez era prácticamente un miembro más y acudía a sus ensayos y conciertos, aunque sin subir nunca al escenario. Juan Alberto comienza a escribir canciones y a cederlas a Mama Baker, pero al cabo del tiempo decide proponer a Nani y Miguel crear una banda para grabar maquetas con esas canciones. De esta forma, con formato de trío, inicia su andadura en 1994 Niños Mutantes.

 

Quince años después de sus primeros conciertos allá por 1996 es difícil resumir lo ocurrido. Probablemente es la historia de una de las carreras más sólidas de la música independiente española, hecha pasito a pasito y gracias al boca a boca, demostrando que el camino por el que se acaba siendo una banda de culto es justo el contrario al de los hypes y las flores de un día… Es el camino de la personalidad y del ataque directo a las entrañas el que consigue instalar a un grupo en los corazones.

 

Desde sus primeras maquetas en los antiguos “cuatro pistas”, los Mutantes consiguieron despertar el interés de los medios especializados del mundillo indie y, tras varios premios como grupo revelación, son fichados por uno de los sellos alternativos fundamentales de los años 90, Astro Discos (Penélope Trip, Manta Ray, Nacho Vegas, La Habitación Roja, El Columpio Asesino, Australian Blonde…).

 

A finales de 1997 graban con Paco Loco como productor su primer disco, “MANO, PARQUE, PASEO” (Astro, 1998): catorce canciones muy influenciadas por el rock alternativo americano de principios de los 90 (Pixies, Pavement o Dinosaur Jr.), pero combinadas con la herencia de Los Brincos o la furia guitarrera de Nirvana, con textos en castellano intensos y poéticos. El disco resulta un éxito de crítica y pone al grupo, que ya es un cuarteto (en el verano de 1998 se unía como guitarrista Manolo Requena), definitivamente en circulación. Comienzan a girar y a ser reclamados en los festivales más importantes: en 1999 tocan en el escenario principal del Festival de Benicassim y en el Contempopránea.

 

A la vez que preparaban su segundo álbum, editaron un EP, “Versiones Autorizadas” (Astro, 2000), con cuatro revisiones de canciones de cabecera del grupo, un divertimento que alcanzaría cierto éxito comercial, en parte relacionada con la bendición de Robert Smith (The Cure) a su adaptación del “Boys Don’t Cry” y la simultánea negativa de Depeche Mode a autorizar su adaptación al castellano de “Enjoy the Silence”. De este modo comienza una de las facetas más fructíferas del grupo, que culminará con su archiconocida versión del “Como yo te amo” de Manuel Alejandro-Raphael-la Jurado que aparecería años después en el recopilatorio “Grandes Éxitos de Otros” (Astro, 2007), con todas las versiones registradas por los Mutantes desde entonces.

El EP de versiones creó expectación justo antes de la salida de su segundo largo, “OTOÑO EN AGOSTO” (Astro, 2000), que marcó el inicio de su colaboración con un nuevo productor, Pablo Iglesias, que repetiría dos años después y derivó el sonido del grupo del indie militante al power pop más enérgico. Niños Mutantes hacen más complejo el sonido crudo y áspero de su debut y llegan a quinteto con un teclista, Rafael Torres, el miembro de vida más breve en Niños Mutantes. El segundo disco del grupo hace más rico y sofisticado el mundo mutante, sin perder sus señas de identidad y sus intenciones viscerales. Este sería el camino en el que profundizarían en “EL SOL DE INVIERNO” (Astro, 2002), en el que el pop es más oscuro y la paleta de sonidos más amplia, con la participación del multiinstrumentista Pablo Novoa (Golpes Bajos, Mastretta, Josele Santiago, Iván Ferreiro). El reconocimiento, con su inclusión en las listas de los mejores discos de aquel año, fue acompañado del hito de ser el primer disco español en el que todas las canciones se trasladaron a imágenes con las creaciones de jóvenes realizadores en una edición simultánea DVD-CD coordinada por Benet Román, director de los primeros vídeos de la banda.

 

Después de esta etapa de crecimiento y consolidación, Niños Mutantes dan un portazo y se sumergen en una etapa compleja. Sufren una importante crisis interna que los vuelve a hacer un trío y a renunciar al formato álbum. El sonido del grupo se hace más oscuro y las letras escarban en zonas cada vez más incómodas, pero de aquí surgen algunas de sus principales creaciones. Los 4 EPs “Las Horas Perdidas” (Astro, 2004), “Mil Disparos” (Astro, 2004), “Capitán Cobarde, Oso Polar y Otros Cuentos” (Astro, 2005) y “Me Da Igual lo que te Pase” (Astro, 2005) acaban por ser recopilados en “CANCIONES PARA EL PRIMER DÍA EN LA TIERRA“ (Astro, 2005), un larga duración que recoge once de los mejores temas de los singles anteriores. Se edita primero en México y finalmente también en España, dada la rapidez con la que se agotó la caja numerada en la que se reunían los cuatro EPs.

La catarsis del período más cerrado del grupo finaliza con la entrada en la banda de Andrés López, que contribuye a la construcción definitiva del sonido mutante con una de las guitarras más personales de la escena alternativa española y unos coros acoplados a la perfección a la voz de Juan Alberto. Con esta formación inician una segunda vida con “TODO ES EL MOMENTO” (Astro, 2008), una producción dirigida por el “enemigo” Fino Oyonarte (veterano en lo de producir a granadinos, con los debuts de Los Planetas, Lagartija Nick). El disco abre nuevos caminos al sonido del grupo con la primera aparición de elementos folk y con arreglos de cellos, trompetas y otros instrumentos acústicos nuevos para los hasta ahora siempre eléctricos mutantes, y lleva la lírica del grupo a mensajes directos y confesionales en lo que la banda define como “streepteases” emocionales.

Después de una década de trabajo juntos, el grupo y el sello Astro Discos se separan. Los Mutantes deciden pasarse a la autogestión, en colaboración con su manager Josiño Carballo, fundador de Ernie Producciones, y a la autoproducción, grabando en directo en La Alpujarra con su técnico de sonido habitual (el quinto mutante, José Antonio Sánchez, “JASS”) el disco que les depara por sorpresa un salto a públicos mucho más amplios. “LAS NOCHES DE INSOMNIO” (Ernie Producciones, 2010) es un disco inspirado que vuelve a la crudeza de su primer largo y que acierta de lleno con letras con las que han hecho que se identifiquen miles de seguidores. Con nuevos sonidos con presencia de sintetizadores o trompetas fronterizas y ukeleles, la apertura musical de “LNI” contiene el hit más grande de la historia del grupo, “Errante”, una canción que se convierte en himno de una gira con afluencia masiva y grandes alegrías para la banda, que ve como tras una década de trabajo hay frutos más que evidentes en el cariño y respeto con que esta colección de canciones fue recibida.

 

En parte conmovidos con la acogida de “LNI” los Mutantes decidieron celebrar un bagaje con cientos de conciertos, con canciones unidas a la vida de una legión de seguidores especialmente fieles, y celebraron sus “15 AÑOS MUTANDO” con su primera edición en vinilo, un EP con canciones inéditas y remezclas de “Errante” a cargo de la flor y nata nacional de los platos, y un espectacular videoclip de la misma canción a cargo de Alexis Morante, pero, sobre todo, con un DVD que recoge el día en que celebraron con un concierto especial en el Teatro Alhambra de Granada una carrera de talento, honestidad y autenticidad.

 

A finales de 2011 el grupo volvió a los cuarteles alpujarreños de Producciones Peligrosas y repitió autoproducción para registrar “NAÚFRAGOS” (Ernie Producciones, 2012), un disco marcado por ser quizás la primera incursión del indie nacional en el compromiso social explícito. Marcadas por el descontento y la rabia de estos años de despropósito social las canciones del grupo pasan del autopsicoanálisis y la autoayuda al contenido político, continuando los caminos sonoros iniciados en “LNI” pero llevándolos más lejos en la construcción de la colección de canciones quizás más sólida de su carrera. La recepción del álbum mejoró incluso la de “LNI” Y llevó a una extensa gira que pasó por todos los grandes festivales y consolidó al grupo en el “sector alto” del escalafón, gracias sobre todo a la propia “Naúfragos” y “Hundir la flota” (singles acompañados de los personales videos de Alexis Morante, que ya iniciara su colaboración de ciencia ficción mutante con “Errante”). Pero también por canciones de calado tan profundo como “Caerán los bancos”, “Empezar de cero” o “El miedo”, canciones de y para una época, ampliando aún más su repercusión entre el público y los medios. El disco fue reconocido por la industria y el público independiente con el galardón al mejor álbum del año en los Premios de la Música Independiente y los premios Pop-Eye, inaugurando las vitrinas del local de ensayo mutante.

 

Los Mutantes siempre han sido independientes en el sentido estricto de la palabra. Su música no está atada a condicionantes materiales y es una larga carrera de fondo en lucha por aprender y crecer desde la humildad y la honestidad total en lo musical y en sus mensajes. Cuando lo fácil hubiera sido repetir la “fórmula de éxito” continuando con la senda de “Naúfragos” el grupo decide pegar un volantazo con “EL FUTURO” (Ernie Producciones 2014), en el que los textos no alimentan la “nueva” demanda de “canción protesta” y el sonido huye de la repetición de fórmulas conocidas. Volvieron a La Alpujarra granadina (inspiración ya constante para sus grabaciones), pero esta vez buscando un nuevo sonido de la mano del talentoso y omnipresente Ricky Falkner, al que dan mano libre como arreglista, sexto mutante y productor. Sin premeditación alguna el disco acabó derivando hacia evocaciones de sonidos de los 80 que estaban en el ADN infantil de los Mutantes pero que habían repudiado en sus inicios en los 90. Esta “salida del armario” musical viene acompañada de mensajes intensos desde quienes alcanzan la mitad de la vida haciendo balance y mirando con esperanza a lo que vendrá. Para cambiar el mundo hay que empezar por uno mismo, parecen decir en el nuevo himno “Todo va a cambiar” o en “Robot”. Hay que inyectar amor y calor a los seres queridos (el melocotonazo de 2014 según HET de Radio 3, “Hermana mía”, pero también en “Huesos” o “Santo Domingo”) o, por qué no, dejar escritas las últimas voluntades (“Barronal”).

 

Este nuevo paso adelante en la larga senda mutante se presentó casi directamente en los festivales del verano de 2014, que asistieron a un momento único con su triplete en el Sonorama con concierto en el escenario principal y el cierre del círculo a su faceta como “versionadores” con apoteosis en la Plaza del Trigo y el dueto de Juan Alberto con Raphael.

 

La larga gira de “Naúfragos” finalizó con la banda casi agotada, decidida a iniciar un período de descanso para preparar a fuego lento su décimo álbum. Sin embargo el descanso no se llega a consumar, puesto que Ernie Producciones deja boquiabierta a la banda, al público y a los medios con un regalo sorpresa por su vigésimo aniversario: el disco “MUTANCIONES”, en el que lo más granado de la música independiente nacional (Russian Red, Lori Meyers, Fernando Alfaro, Dorian, Sidonie, La Habitación Roja, Maga, Neuman, Rufus T Firefly, Second, Napoléon Solo, Trepat, Carlos Sadness…) y hasta internacional (Nada Surf) registró sus lecturas de las canciones del repertorio de Niños Mutantes en forma de versiones, que culminaron con un histórico concierto en La Riviera con la participación de casi todos estos artistas junto a los propios mutantes en abril de 2016.

 

Curiosamente, a la semana de tal celebración la banda conoció su peor momento desde su fundación, cuando una pelea tras un concierto en Murcia casi lleva a la separación a la banda.

 

En ese estado de shock emocional la banda asume la grabación de su siguiente disco como un desafío para probar sus lazos internos y para forzar su música saliendo de su zona de confort. Para ello apuestan por la producción de César Verdú y Abraham Boba de León Benavente, que aceptan la invitación y se encierran con la banda a grabar en Albuñuelas (Granada) a finales de 2016 en el estudio del productor británico Youth.

 

No podía llamarse de otro modo: “DIEZ” se edita en 2017 y ha recibido posiblemente las mejores críticas de la larga carrera de Niños Mutantes, haciéndolos subir otro escalón artístico y profesional, con una apuesta especial por la intensidad y la electricidad, y la incorporación para el directo de Alonso Díaz Carmona (líder de Napoleón Solo).

Si todavía quieres sabe mas sobre nosotros, puedes ver ampliada la información en Wikipedia…